Centro Habana información y actividades turísticas – Alojamientos particulares Centro Habana - Cuba


Búsqueda de alojamiento
Zona:
Tipo de alojamiento:
Habitaciones:
Fecha de llegada:
Nº de Noches:
  •  Capitolio

La Habana - Centro Habana

La Habana - Centro Habana

La expansión extramuros de la Villa de San Cristóbal de la Habana, de fincas rústicas a urbanas se dio a mediados-finales del siglo XVIII, cuando la dominación inglesa demostró, con la liberalización económica, el freno que daba España a la economía de la Isla de Cuba. Esto hizo que los barrios intramuros se extendieran a través de una Calzada por la Puerta de Reina de la muralla de La Habana hasta la Calzada de Belascoaín. Con el paso de la economía de factoría a la de la plantación, dirigida a la exportación, se construyeron edificaciones más ricas y perdurables, donde las diferencias de estatus se hicieron más evidentes. Los sectores pobres empiezan a asentarse en los barrios de Guadalupe y Jesús María, al Sur del recinto amurallado; y a lo largo de los ejes que conectaban la ciudad con su fértil entorno rural: la Calzada de Monte, en dirección al Sudoeste, que se bifurcaba en la esquina de Tejas hacia el Sur con la Calzada de Jesús del Monte (actualmente 10 de octubre) y hacia el Oeste con la Calzada del Cerro, que se vinculaba a través de la Calzada de Puentes Grandes con la Calzada Real de Marianao, para seguir con el camino de Vuelta Abajo que conectaba con la provincia de Pinar del Río, enlazando una serie de pequeños poblados a la distancia de una jornada a caballo, permitiendo un mayor desarrollo y conexión de las plantaciones de tabaco y las factorías que se levantaban en La Habana.
Casona de la Calle Reina - Centro Habana

Los primeros barrios de extramuros de fines del XVIII alrededor del Campo de Marte (actualmente el Parque de la Fraternidad y el espacio que hoy ocupa el Capitolio Nacional que fueron incorporados a partir de 1976 la La Habana Vieja), se fueron sumando las parcelaciones de Peñalver, San Nicolás, Chávez, La Punta, Monserrate y Dragones, apoyadas por las regulaciones urbanísticas de 1818 que normaban el trazado de calles rectas y reticuladas.

Estos cambios no solo se centraron en la construcción de magníficas edificaciones, sino en un plan de trazado de calles y calzadas, que incluyeron un ambicioso programa de calificación urbana entre 1827 y 1840, donde se destacan el Paseo de Isabel II, (que luego fue el Paseo del Prado y, más tarde, el Paseo de Martí), el Paseo de Tacón (posteriormente Carlos III y actualmente avenida Salvador Allende). El paseo de Tacón prolongaba la Calzada de la Reina en un gran eje en dirección Este-Oeste, que permitía mover rápidamente las tropas del Castillo del Príncipe para sofocar una eventual rebelión en la capital, y su trazado recto facilitaba el uso del cañón. Todo esto se enmascaraba tras la creación de un marco representativo para paseos y desfiles. También se introdujo la pavimentación de calles y se construyeron teatros, hoteles, cafés y comercios. De esa manera, el centro se fue desplazando desde el puerto hasta la zona que hoy ocupan el paseo del Prado, el Parque Central y el Parque de la Fraternidad, sobrepasando las murallas que ya eran militarmente obsoletas y comenzarían a demolerse en 1863, al ser un estorbo para la expansión de la ciudad y su incesante tráfico.
Puerta Principal del Barrio Chino de La Habana

A finales del siglo XIX, la inmigración china se asentó en lo que fue el cuchillo de la Calle Zanja y la Calle de los Dragones donde, a partir de 1874, pusieron en marcha comercios y espacios dedicados a diversos servicios, como tiendas, fondas, lavanderías, etc. El escape a la opresión política y religiosa que vivían en su país de origen o las ansias de prosperar económicamente cuentan entre los móviles de dicho éxodo, proveniente en su mayoría de la provincia de Kwangtung (Guangdong). En consecuencia, y de acuerdo con fuentes oficiales, a finales del siglo XIX poblaban el archipiélago cubano más de 150 000 chinos culíes.

La comunidad china en Cuba llegó a ser una de las más prósperas e importantes de América, y sus miembros se agruparon en asociaciones fraternales, regionales, profesionales, patronímicas o comerciales, algunas de las cuales aún existen. Si bien los naturales y sus descendientes se dispersaron por todo el archipiélago cubano, el Chinatown habanero ha constituido por siglos su principal asentamiento poblacional en esta nación del Caribe.

Con la llegada de la revolución, las confiscaciones y nacionalizaciones realizadas, sin la consecuente indemnización, el barrio fue languideciendo poco a poco, los casi 250,000 chinos que en él vivían se fueron yendo, hasta convertirse en la mera sombra de lo que fue. Aunque la labor del historiador de San Cristóbal de la Habana es positiva para recuperar el barrio y darle algo del esplendor que un día tuvo, faltan sus antiguos habitantes.

En 1976, con la división político administrativa del gobierno de Fidel Castro, los cinco barrios extramuros de La Habana (Colón, Dragones, Cayo Hueso, Pueblo Nuevo y Los Sitios) formaron el nuevo municipio de Centro Habana.

Opiniones o sugerencias

Cubahospeda es un portal en constante evolución, es por eso que tus opiniones y sugerencias son muy importantes, ya que de esta manera sabremos tus espectativas y necesidades para con nuestro servicio.

Se ha enviado su opinión correctamente. Gracias por colaborar con Cubahospeda.com

Síguenos en:

Directorio de Vacaciones en Cuba