Habana vieja información y actividades turísticas – Alojamientos particulares Habana vieja - Cuba


Búsqueda de alojamiento
Zona:
Tipo de alojamiento:
Habitaciones:
Fecha de llegada:
Nº de Noches:
  •  Capitolio

La Habana - Habana vieja

La Habana - Habana vieja

Caminar por La Habana Vieja es revivir el pasado. Cada esquina adoquinada nos muestra su magia, su personalidad pretérita, la pólvora de viejos cañones todavía impuestos en la rada. Cientos de años atrás, Antiguas leyendas europeas y africanas confluyeron en su puerto y se asentaron en sus calles para convertirlas en el centro colonial más importante del Caribe y uno de los más emblemáticos de América.

Durante el período colonial, La Habana Vieja se convirtió en el epicentro de la administración española en la Isla, materializando cuanta orden llegase de Madrid a través de los edictos elaborados en el Palacio de los Capitanes Generales, sede del gobierno de la época. Todavía, el esplendor de antaño se manifiesta entre sus calles, las cuales llevan consigo la distinción de Patrimonio de la Humanidad, otorgada por la UNESCO en 1982. Sin embargo, la esencia histórico-cultural de este territorio, que se burla a diario del tiempo, no se encuentra en folletos y demás campañas publicitarias. El verdadero espíritu de La Habana Vieja no es captado por un lente. Estas líneas reflejan una vaga impresión de la realidad, una realidad palpable y deseosa de ser descubierta. Como dijera Eusebio Leal, historiador de esta ciudad: “hay que andar La Habana”, por eso invitamos a explorar nuestro rico y orgulloso pasado porque la belleza del casco histórico, solo irradia a quien lo transita.

Bordeando los añosos restos de las murallas, que durante dos siglos protegieron la otrora villa de San Cristóbal de La Habana, se aprecia la Estación Central de Ferrocarriles, de gran valor arquitectónico, y el paseo más antiguo de la ciudad, la Alameda de Paula. Muy cerca de estos lugares aparecen algunos de los museos más interesantes de toda la capital; entre ellos el Museo de Arte Colonial, la Casa de la Obraría, el Templete, el Museo del chocolate, la Casa de Asia, el Museo de Armas y los Museos Nacionales e Internacionales de Bellas Artes.

Los recorridos por estas zonas casi siempre se realizan a pie, puesto que las distancias a recorrer no son demasiado extensas y caminar permite descubrir múltiples lugares muy agradables al paseo turístico.

La vida de La Habana Vieja se concentra en la calle Obispo, arteria fundamental donde confluyen personajes pintorescos y personalidades ilustres de la ciudad. Las ferias de libros, las salas de artesanías, las presentaciones artísticas y los restaurantes que allí se encuentran demuestran la necesaria comunión del pasado con el presente. En las inmediaciones de esta importante vía se hallan sitios emblemáticos, que no pueden dejar de visitarse. Tal es el caso de las principales plazas coloniales: de Armas, San Francisco, la Vieja, y La Catedral de La Habana,

Las fortificaciones son otros de los lugares de referencia obligatoria. A diario, multitudes de turistas curiosos asisten a estos recintos para conocer bien de cerca cómo funcionaba el sistema defensivo de una de las ciudades más valiosas del imperio español en este continente. Los castillos de los Tres Reyes del Morro, la Real Fuerza, San Salvador de la Punta y la fortaleza de San Carlos de la Cabaña exponen la magnificencia de la mejor ingeniería bélica de la época.

La Avenida del Puerto, principalmente desde la Lonja del Comercio hasta La Punta, deleita al viajero con fastuosas vistas de la Bahía habanera, las fortalezas del Morro, La Cabaña y el Cristo de La Habana. A lo largo de este paseo existen numerosos bares donde se puede consumir tragos típico de la coctelería nacional mientras se escuchan clásicos de la trova cubana como el Chan Chan, la guantánamera o hasta siempre Comandante.  

La Habana Vieja posee algunos de los más famosos bar-restaurant de Cuba y el resto del mundo. Personalidades de la cultura, las artes y la política de todas partes arriban a puerto habanero para probar las delicias de la coctelería y comida nacional. El Floridita y La Bodeguita del Medio son dignos ejemplos de ello, pues deben gran parte de su notoriedad a que ambos se encuentran estrechamente ligados a la figura del escritor norteamericano Ernest Hemingway. “Mi daiquirí en El Floridita y mi mojito en la Bodeguita del Medio,” expresaría el premio Nobel de Literatura de 1954.

El Paseo del Prado y el Capitolio de La Habana son otros sitios simbólicos que no se pueden dejar de recorrer. El primero, custodiados por ocho leones de bronce, ostenta unos 2 000 metros de longitud y representa un lugar de esparcimiento para diversas generaciones de cubanos. Mientras el Capitolio, nombrado por algunos expertos como uno de los seis palacios de mayor relevancia a nivel mundial, es uno de los centros turísticos más visitados de toda la ciudad. Ambos, el Capitolio y el Paseo del Prado, son iconos de cómo lo antiguo y lo moderno se funde en una ciudad tan contrastada como La Habana. 

Rebosante de sol, música, banderas cubanas y fotos del Ché, el casco histórico de La Habana Vieja posee múltiples atractivos para cualquier visitante deseoso de conocer una nueva cultura, un nuevo país. Por eso, más que depender de una guía turística, CUBAHOSPEDA le invita a dejarse llevar por esas calles empedradas llenas de historia. ¡Buen viaje!

Opiniones o sugerencias

Cubahospeda es un portal en constante evolución, es por eso que tus opiniones y sugerencias son muy importantes, ya que de esta manera sabremos tus espectativas y necesidades para con nuestro servicio.

Se ha enviado su opinión correctamente. Gracias por colaborar con Cubahospeda.com

Síguenos en:

Directorio de Vacaciones en Cuba